¿Puede funcionar mi negocio sin una oficina?

Hace 18 años comencé mi primer emprendimiento, una sociedad con mi cuñado para ofrecer servicios de software, desarrollo de páginas web y soporte técnico. Derrochabamos energía y optimismo, tampoco nos faltaba habilidad y sin duda estábamos haciendo lo que nos gustaba, de hecho llegamos a acumular una cantidad para nada despreciable de clientes y caminar la calle nos dió una experiencia enorme. Como la idea era convertirnos en una empresa de verdad (no solo dos amigos que se reparten el laburo) pensabamos que teniamos que tener una oficina y así lo hicimos, así que con tan solo 21 años ya tenía mi oficina......había alcanzado un sueño en mi ideal de llegar a ser un empresario.

Pasó el tiempo y crecimos así que aquella pequeña oficinita en Belgrano nos pareció muy chica y nos fuimos a otra más amplia en Tribunales y como teníamos unos cuantos clientes por la zona nos pareció una buena decisión, pero no todo marchó como esperábamos, tuvimos algunas diferencias y dividimos el negocio. Yo me quedé con mi querida oficina, lo cual me pesó por mucho tiempo como un gravísimo error que junto con otros más llevaran a mi "empresita" a la ruina.

Luego de esta amarga experiencia me propuse que si volvía a emprender NO alquilaria una oficina y así fue, pasaron los años y volví a emprender. Fueron de hecho 10 años, que no borraron de mi cabeza la premisa "NO vas a volver a armar una oficina". Pero además de permitirme madurar emocionalmente (cosa muy importante para mantener un negocio) estos 10 años me mostraron que el trabajo puede ser mucho más flexible de lo acostumbrado, la tecnología avanzó y trajo smartphones, servicios en la nube, conexión 3G y 4G luego empezaron a surgir espacios de co-working que claramente delineaban la tendencia. Todo esto reforzó aquella premisa que sostenía hace tiempo subrayandola y resaltandola lo cual hizo que mi actual emprendimiento iniciara con el lema de trabajo flexible el cual propusimos a todos los colaboradores que nos han acompañado en este tiempo, y así llegamos al 2020 que volvió a reforzar que esta fue una buena decisión.

Más allá de esta breve historia que quería compartir sigo convencido de que así como la nuestra muchas pequeñas empresas de servicios (y otras mas grandes tambien) no requieren de una oficina. Pero esto requiere una reconversión en al menos 3 aspectos: 

Costos: Nos ahorramos un montón de costos al no tener una oficina y no hablo solo de alquiler y expensas, sino de un sinfín de otros costos ocultos que es difícil prever. Pero esto no significa que no vayamos a tener que gastar, para empezar tendremos que proveer a nuestros empleados de al menos una notebook, pero además es muy importante que contemos con un abanico de servicios que estén disponibles para todo el equipo en base a la necesidad:
  • Telefonía celular
  • Líneas virtuales de telefonía fija
  • Sistemas de gestión cloud (CRM, ERP)
  • Almacenamiento cloud
  • Videoconferencia y Chat
En estos últimos puntos tendremos que ser criteriosos para determinar si las variantes gratuitas de estos servicios que muchas empresas como Zoom, Google, Hubspot, Slack o Zoho proveen serán suficientes para nuestras necesidades o tendremos que subir de plan para trabajar cómodamente.

Organización de equipo: Para empezar debemos adoptar al 100% una filosofía de trabajo por objetivos, lo cual va a implicar que tengamos que trabajar en definirlos y de asegurarnos de que puedan medirse. Pero esto no es suficiente, es muy importante sostener una agenda de reuniones efectivas de equipo y sesiones individuales por videoconferencia que cada responsable de área deberá tener con cada uno de los miembros de su equipo al menos de forma semanal o quincenal. Este último punto es fundamental para no descuidar la motivación y el sentido de pertenencia. Organizar cada cierto tiempo algún evento, capacitación o reunión de equipo presencial también es una buena idea (mientras dure la pandemia obviamente postergamos este punto), para esto podemos usar algún espacio de coworking o algún otro lugar ameno.

Presencia: Acá tenemos que sacarnos el preconcepto de que para tener presencia como empresa seria, y no parecer un grupo de improvisados, necesitamos tener una oficina. El mundo cambió y cada vez menos este punto sirve como criterio a la hora de que nuestros clientes nos elijan. Entiendo que para llegar al mercado corporativo por ejemplo nos van a medir muchas veces por nuestra magnitud como empresa pero esto no va a cambiar por tener o no una oficina, por lo cual es mucho más importante trabajar para hacer notar nuestros logros y capacidades como equipo.



Este cambio de esquema es un gran cambio, pero los beneficios no son simplemente ahorrarnos costos, hay más detrás y creo que lo más valioso es poder ofrecer a nuestros colaboradores un esquema de trabajo mucho más atractivo y motivador dándoles la oportunidad de encontrar un mejor balance vida personal / trabajo, algo que también disfrutaremos nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Código de barra 2D en nuevo DNI argentino

Como está compuesto el código de barras AFIP en Facturas electrónicas

Nuevo formato de código de barras AFIP en Facturas electrónicas